Cerro de Reyes era “una trampa mortal”

Francisco Ayala, coautor del mapa de riesgos por inundaciones critica la ubicación de la barriada – Desde el año 86 el barrio estaba incluido en el estudio, elaborado por el instituo geominero – Dice que las zonas suburbanas del sur y sureste de Badajoz eran las que corrían más peligro – Casas más sólidas podían haber atenuado el desastre

ALBERTO D. PRIETO / F.J. LÓPEZ

CerroReyesMADRID.-El barrio obrero Cerro de Reyes aparece desde hace once años en un mapa sobre riesgos de inundaciones. La humilde barriada, que el pasado jueves perdió a 18 de sus 6.000 habitantes por el temporal, está ubicada en la confluencia de los arroyos Calamón y Rivillas, a las afueras de Badajoz. El informe, que puede adquirirse en cualquier librería especializada, fue elaborado en 1986 por el Instituto Geológico y Minero de España, un organismo adscrito entonces al Ministerio de Industria y que ahora depende de Medio Ambiente.

El estudio lleva por título Mapa Previsor de Riesgos por Inundaciones en Núcleos Urbanos de Andalucía y Extremadura. Uno de sus autores, Francisco Ayala, experto en riesgos naturales, dijo ayer a Efe que Cerro de Reyes, era «una trampa mortal en caso de una inundación relámpago».

El informe, adquirido por este diario, es categórico: «La influencia del arroyo Rivillas y sus afluentes, sin posible regulación, afecta a los barrios suburbanos del sur y sureste de Badajoz. Estos barrios, son los de mayor riesgo potencial en la margen izquierda del arroyo».

Existía por tanto un riesgo potencial. Otro estudio, de diciembre de 1985, realizado para el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (ahora Fomento), llegaba a la misma conclusión: el evidente riesgo de inundación en esa zona en caso de desbordamiento de los arroyos Calamón, Rivillas y Badajoz.

En este caso fue la Empresa Nacional de Ingeniería y Tecnología quien alertó del peligro. Los documentos ponen de manifiesto desde hace al menos 12 años que las autoridades con competencia en estos asuntos disponían de abundante material para evaluar el peligro que corrían las edificaciones del barrio pacense.

OTRAS INUNDACIONES.- El Rivillas ya había provocado inundaciones en otras ocasiones, si bien nunca actuó con la virulencia de ahora. Los informes certifican que el arroyo se desbordó en 1941, 1947, 1963, 1969 y 1970. En estos casos sólo hubo que evacuar a familias con hogares en esa zona, pero no se produjeron víctimas mortales.

En 1970, hubo que alojar en la antigua Casa de Todos de Badajoz a 378 familias de esa zona cuyas viviendas sufrieron las consecuencias de la crecida del Rivillas y de otros arroyos del entorno. La inadecuada ubicación de las viviendas de Cerro de Reyes fue ayer también objeto de polémica entre los expertos. Francisco Ayala, en declaraciones a Efe, indicó: «La tragedia no se debió sólo a la mala ubicación de esta barriada, sino también al hecho de ser viviendas humildes, de planta baja y muy vulnerables».

Según este experto en riesgos naturales, la ubicación de las casas permitía aventurar el riesgo «pero aún así, otro tipo de edificaciones más sólidas podían haber evitado o, al menos atenuado, el desastre».

«UNA BARRIADA DE ALUVION».- El presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, explicó ayer las características de las construcciones: «La barriada de aluvión tiene más de 47 años y la podríamos considerar como ilegal. Los ciudadanos con pocos recursos económicos iban haciendo sus viviendas de la forma que ellos consideraban más oportuna. Todas son viviendas bajas y, como en otros barrios periféricos de ciudades españolas, cada uno ponía la vivienda donde podía y no siempre cumpliendo las normas urbanísticas».

El catedrático de Hidrogeología de la Universidad Complutense de Madrid, Ramón Llamas, apuntó una solución para paliar los efectos de las inundaciones: acometer una nueva ordenación del territorio.

Según Llamas, «no se puede construir en el cauce de un río, porque cada 10, 20 o 100 años, puede ocurrir una catástrofe».

El catedrático aportó a la agencia de noticias Servimedia otra solución para reducir los efectos de este tipo de catástrofes: modernizar la política hidráulica, que está obsoleta. «Casi todos los recursos se gastan en hormigón», señaló,«y la administración sobre el agua se basa en construir muros en paralelo o en perpendicular a los ríos».

Rodríguez Ibarra no se precipitó en su análisis: «Habrá que sacar conclusiones en los próximos días, y siempre se podrá aprender algo de la tragedia».

[Anoche quedaban por recuperar cuatro desaparecidos: un hombre de 38 años, una niña de 7 y un matrimonio de 70 años].

URBANISMO SIN LEY EN CAUCES Y BARRANCOS

El Senado pide contar con la Naturaleza

MADRID.- El presidente de la Comisión Especial del Senado sobre Prevención y Asistencia ante Situaciones de Catástrofe, Clemente Sanz, abogó ayer por una planificación urbanística respetuosa con la naturaleza para evitar siniestros como el ocurrido en Badajoz.

El senador del Grupo Popular por Segovia dijo a Efe que este tipo de catástrofes ponen de manifiesto la necesidad de introducir medidas legislativas que obliguen en la planificación de asentamientos urbanos a respetar los cauces, barrancos, arroyos y otros lugares donde la naturaleza ha estado presente históricamente. Sanz señaló que «aunque hay que tener en cuenta que la Naturaleza es imprevisible, el hombre debe obedecerla».

Situaciones como la vivida en Badajoz y Valverde de Leganés hacen pensar que los planes urbanísticos deben considerar la historia de la Naturaleza y respetarla. A su juicio, la mejor previsión es no instalar asentamientos urbanos en zonas afectadas tradicional e históricamente por fenómenos naturales, por lo que es necesario introducir los mapas de riesgos en los planes urbanísticos.

Más de 20.000 viviendas inundables

El 95% de las 25.000 construcciones edificadas sobre zonas inundables en España son viviendas, según la Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental (CODA), que culpa directamente al Ministerio de Medio Ambiente, y especialmente a las Confederaciones Hidrográficas, de esta situación de riesgo.

La CODA advierte que la tragedia de Extremadura puede volver a repetirse en cualquier punto de España. En este sentido recuerda que realizaron la misma denuncia tras lo ocurrido en el cámping Las Nieves de Biescas (Huesca) el pasado año, «sin que, lamentablemente haya servido para nada», señala en un comunicado difundido ayer.

La organización ecologista explica en esta nota informativa que durante su campaña de protección de cauces y riberas -iniciada tras la catástrofe de Biescas- se han identificado casi 2.000 construcciones consolidadas sobre el dominio publico hidráulico, datos que extrapolados permiten estimar la existencia de más de 25.000 edificios levantado en zonas inundables, de los cuales el 95% son viviendas.

Publicado en EL MUNDO el 8nov1997 (mi debut en prensa)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s