Mario Vargas Llosa: «La moda de hoy es la literatura ‘light’»

ALBERTO D. PRIETO 

«Muy satisfecho y muy honrado» recibió Mario Vargas Llosa, ayer en Santander, el XIII Premio Internacional Menéndez Pelayo que le otorgó la Universidad del mismo nombre, en un acto que contó con la presencia del ministro de Educación y Cultura, Mariano Rajoy, y del académico Francisco Rico.

13jul99«Es un premio muy prestigioso y muy literario», aseguró el escritor peruano en referencia a la propia denominación del galardón. «Yo conocí a Menéndez Pelayo gracias a un maestro de mi época universitaria, Raúl Porras Barrenechea, un emulador de este autor y un erudito como él». El autor de ‘La ciudad y los perros’ apuntó -durante su discurso de agradecimiento, titulado ‘La fantasía sediciosa’- que la obra que más le ha llamado la atención del intelectual español que da nombre a la universidad santanderina es la ‘Historia de los heterodoxos españoles’.

Según Vargas Llosa, el compendio de personajes históricos ricos en «fantasía inventiva y delirante indisciplina religiosa» hizo de dicha obra un antecedente de la «predisposición sediciosa» de la literatura. Y es que el autor se sigue sintiendo un escritor eminentemente político y comprometido. De hecho, el curso magistral que ayer comenzó a impartir en la Univerdidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) arrancó de esa «idea nacida en Sartre que impone al artista un compromiso con su sociedad y con las injusticias que le afectan».

La nueva obra

Tres novelas introducen cada una de las tres jornadas de las que consta su curso. Cubanos, argentinos, uruguayos y algunos españoles escucharon ayer cómo nació ‘La ciudad y los perros’ y oirán, entre hoy y mañana, las motivaciones que empujaron a la creación de ‘La guerra del fin del mundo’ y el camino que el autor está siguiendo para escribir su próxima novela, ‘La fiesta del chivo’.

«Espero terminarla este año, puesto que ya son tres años trabajando en ella», asegura el autor peruano. La obra está ambientada en los meses previos y posteriores al asesinato de Trujillo, dictador dominicano, en 1961.

Mario Vargas Llosa sigue creyendo que la literatura es «algo más que un juego intelectual». Y si bien su primera obra se basaba, como él mismo reconoce, en una concepción de la literatura como algo «capaz de cambiar el mundo», hoy admite que ésa es una idea «ingenua y demasiado romántica en la que nadie cree hoy día». Pero ello no lo aleja de su compromiso político y social: «Los escritores jóvenes de hoy no lo tienen; la moda es la literatura light. Pero es inevitable creer en lo que creo como novelista».

Publicado en EL MUNDO el 13julio1999

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s