#noalfútbolsinradio: mis razones

ALBERTO D. PRIETO

radio-marca_300x304Llevo varios días pensando en ello, tratando de informarme y de recabar opiniones. Ahora creo que ya puedo emitir la mía sin caer en eso de hablar con las vísceras.

La Liga de Fútbol Profesional llevaba años sondeando la posibilidad de cobrar a las radios por emitir los partidos de su competición. Ahora tratan de imponerlo desde ya. Las emisoras se rebelan, pero en teoría, los clubes están en su derecho, pues son dueños del cotarro. Aunque hay salvedades a esta verdad absoluta:

1. Las radios no emiten imágenes: Esta perogrullada está en la clave de bóveda del asunto. ¿Quién pone el espectáculo en Marcador, en Tiempo de Juego, en Carrusel, en Radioestadio, en Tablero Deportivo? Lo ponen Edu GarcíaPaco GonzálezManu CarreñoJavier Ares y Chema Abad. Y con ellos, sus narradores. Puedes disfrutar del fútbol en TV sin sonido. En la radio no hay fútbol, hay voces que lo interpretan.

2. Los patrocinadores: Dicen los defensores de la medida que la tele (y hasta la prensa) da rendimientos a los ‘sponsors’ de los clubes, porque en sus imágenes sale la marca que viste al club y la empresa que ‘mancha’ su camiseta. Salen las vallas publicitarias, hay espacio para ver reflejada la inversión. Pero si algo cuidan las emisoras es llamar a las cosas por su nombre. En fútbol no está extendido que un club cambie su denominación a cambio de dinero, pero sí los estadios (Reyno de Navarra) y hasta la propia competición (Liga BBVA). Si en baloncesto o balonmano los equipos ceden su nomenclatura es por la mínima trascendencia que le damos los medios a esos deportes. Que al menos en la tabla de clasificación que se radia o se publica alguien mencione a quien pone la pasta es necesario.

3. Las radios sacan rendimiento del fútbol: Sí y no. Es cierto que sin la retransmisión de los partidos de la Liga, muchas de ellas no serían lo que son. Por ejemplo Radio Marca necesita los eventos para tener sentido. Y no hay más que ver el vuelco que han dado las audiencias, según el EGM, desde que el equipo de Paco González y Pepe Domingo Castaño se fue de la Ser para recalar en la Cope. Pero, ¿es rentable la retransmisión en sí? Buscar el rendimiento directo a cambio de un pago significa poner en valor a cada uno de los clubes. Y, permítanme la licencia, creo que un RacingGranada no se sostiene económicamente por sí solo. Eso puede llevar a las radios a ‘dar’ ese partido (y muchos otros, entiéndase bien) aprovechando la imagen de la tele: sin sala de prensa, sin zona mixta, sin ‘flash interviews’, sin sonido ambiente… y la calidad se hunde.

4. Los medios son culpables de esta ‘Liga escocesa’: Muy cierto. La pescadilla se muerde la cola, y las radios, periódicos y televisiones contribuyen a que nadie se fije en otros equipos que no sean Real Madrid y Barcelona. Los patrocinadores huyen de los demás clubes (ni Valencia ni Atlético de Madrid tienen aún quién les ‘manche’ la camiseta), las inversiones son ruinosas, no hay retorno… Pero todos los gerentes de periódico, radio y TV saben que ofrecer 10 minutos del regreso de Messi a los entrenamientos da audiencia segura. No arriesgarán minutos o páginas para hablar del Villarreal (un equipo Champions) si además han de pagar por ello.

5. El servicio que se da a cambio: La LFP lleva mucho tiempo poniendo coto a los periodistas en los campos. Quizá preparando este momento: ‘Si quieres esto, tendrás que pagar por ello’. Y está en su derecho, pero, ¿qué ofrece ahora a cambio del canon que reclama? Nada que no hubiera antes: Una cabina de retransmisión (sólo si hay suficientes para todos) y acceso a sala de prensa y zona mixta. Hay paquetes ‘premium’ y ‘exclusivos’ que incluyen un micro a pie de campo o ‘flash interviews’ con jugadores que no haya elegido la TV tenedora de los derechos de imagen… ¿Cuál es la mejora del servicio que se ofrece a cambio?

6. La exclusividad: Ésta es la respuesta al punto anterior. Y, con ella, la verdadera falla del sistema que se trata de imponer. La mejora del servicio que se ofrece es la de ser el único que tiene acceso al futbolista. Porque se ha arbitrado un sistema de subastas en el que las emisoras deben hacer ofertas en sobre cerrado y la que más pague gana ese hueco en propiedad durante tres temporadas. ¿Puede funcionar la radio como la tele? ¿Se va a abrir la comeptencia de verdad en ese campo? Con ser importante tener la voz del protagonista, ¿es eso lo esencial en un espectáculo radiofónico basado en los narradores y conductores? Y además, ¿acaso va a prohibir la LFP a los jugadores coger el móvil si los llama un periodista amigo al acabar el partido?

Creo que, en realidad, todo nace del apuro en los ingresos que permita a los dirigentes del fútbol continuar una carrera de gastos sin freno. La LFP no ha calibrado las consecuencias de sus actos. Parecía que los manirrotos clubes ya habían logrado exprimir este deporte hasta su última gota llegando incluso a vivir endeudados a cuenta del zumo de las futuras cosechas. Y ahora creen haber encontrado un filón. Personalmente, espero que siga la unidad de las radios negándose a pasar por este aro: creo que es malo no sólo para ellas, sino para el propio fútbol.

Recordemos que el baloncesto dejó de ser un deporte de masas el día en que creyeron que el pago por visión sería la panacea. Hoy tiene más audiencia la Liga Marca de Fútbol Sala, sin apenas promoción, que una final de la Liga ACB… Perdón, que ahora es la Liga Endesa.

Publicado en Periodista (Y) Colegiado el 8agosto2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s