Contador: 5 trampas de un proceso camino del infierno

ALBERTO D. PRIETO

La cosa pintaba mal para Alberto Contador. Le habían cazado y no iban a soltar su yugular.

contadortriste2_300x200Evitemos patrioterismos baratos y admitamos los propios errores. Hace un año ya lo dijimos aquí mismo. Entonces lamentábamos las palabras de Zapatero y Rajoy, el que era presidente del Gobierno y el que lo es hoy, que eran más un perjuicio que un favor a su causa. España gasta fuera la imagen de país relajado en la lucha contra el dopaje. En parte por nuestras propias culpas; en parte por nuestros propios triunfos. Últimamente, campeones mundiales de waterpolobalonmano,baloncesto y fútbol; de Fórmula1 y de todos los motociclismos; está NadalGasol

Y así.

También teníamos a Alberto Contador. Un héroe que venció a la enfermedad, y que desde que inició su supremacía en 2007 no volvió a salir derrotado nunca hasta el verano pasado…

Lamentablemente, su talento es el de dar pedales, y ser ciclista hoy es ser sospechoso por confesión propia. Si en fútbol la justicia es una broma ridícula, en ciclismo, cuando uno firma un contrato admite ser reo de todo lo que se le impute: cede la intimidad de su cuerpo y de su vida, y ha de registrar todos sus parámetros fisiológicos en un llamado ‘pasaporte biológico’ que, por un lado, vulnera todo principio médico de privacidad y por otro, sólo sirve como prueba de cargo, nunca en descargo.

Cuando firmas un contrato de ciclista profesional abres las puertas de un infierno que te hundirá en sus espirales al primer renuncio. Primero, porque das autorización para que una vez te detecten una sustancia en tu organismo te suspendan de empleo y sueldo antes de iniciarse el proceso legal.

Segundo, porque le das a la federación internacional (la UCI) el derecho de someterte a un proceso sin garantías. La propia UCI no tiene comité de competición, de modo que se transmuta en juez y parte del proceso mientras te investiga tu federación estatal.

Tercero, porque (y aquí llega el callejón sin salida) aunque te condenen sin más prueba que la objetivamente inocua presencia infinitesimal de un agente dopante en tu cuerpo, la única instancia independiente a la que acudir, el supuesto tribunal supremo, no es tal. Es un despacho privado de arbitraje muy caro que no se rige por la práctica jurídica, sino por la del laudo. Es decir, que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) parte de que ya hay una sentencia, y la considera verdad probada; de modo que si usted quiere revertirla debe rebatirla con pruebas. Es decir, cambia la carga de la prueba, es el acusado el que debe demostrar su inocencia. Y eso también lo firmaste.

Es decir, que si aparece algo en tu cuerpo, la UCI inicia un proceso manipulable y te condena pese a que reúnes más indicios exculpatorios que el único inculpatorio que te acusa. Para rematar, tu recurso lo dirime un tribunal que te considera culpable de inicio. Y, en definitiva, tu sentencia se basa en que es imposible hallar pruebas de tu inocencia para refutar las de tu culpabilidad cuando estas últimas no existen.

Y, así, caes en el hoyo sin haberte siquiera tropezado.

Porque, en cuarto lugar, al TAS también le diste todo el poder aquel día que firmaste un contrato para dar pedales. La profesión que debía darte el sustento se abre como un abismo bajo tus pies y te hunde en lo deportivo, pues te condena admitiendo que no tiene ‘pruebas convincentes’, y también en lo vital, porque tras dos años habrás perdido tus triunfos pasados, los que estén por venir, un millón de euros en abogados, y para buen remate, el 70% de tu sueldo desde aquel fatídico día de descanso del Tour de 2010.

Esa fue la quinta condena que firmaste con tu contrato: el más profundo círculo del infierno. Condenado, abandonado y empobrecido.

Publicado en Periodista (Y) Colegiado el 7febrero2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s