Gerónimo Rauch: «Valjean ha cambiado mi vida ya tres veces»

ALBERTO D. PRIETO 

2abr12

Un francés, un inglés y un español. El autor, el productor y el público. Y, como en el chiste, uno sale ganador. Un argentino inesperado en este caso: Gerónimo Rauch (Buenos Aires, 1978), ha encarnado a Jean Valjean en el montaje español de ‘Los Miserables’ durante casi dos años. Un trabajo que ha cosechado las mejores críticas, los más sonoros aplausos y, sobre todo, su ascenso a los cielos: a partir de junio, protagonizará en el West End londinense el montaje soñado. Por él y todos. Será el Valjean de Londres y sobre sus poderosos hombros descansará una obra que lleva más de 26 años representándose ininterumpidamente.

¿Miedo, responsabilidad, reto? «Uff. Todo. Por suerte, he interpretado dos años este papel y ya le he perdido un poco el miedo a esta cosa tan monumental y amorosa que es Jean Valjean». En el Queen’s Theatre el reto será «cantar en inglés pensando en español», sonríe.

Naturalidad es lo que despide este cantante y actor argentino. Sobre las tablas es enorme, ante un café resulta mundano, afable. Quién diría que vendió cientos de miles de discos en su Argentina natal cuando formaba parte de Mambrú, un grupo-producto televisivo. «Me presenté a ‘Popstars’ y gané», recuerda, como quien habla de una vida anterior. «Fue un delirio, de esas cosas que se crean para vender muy rápido… Yo quería cantar y me presentaba a todo…». El globo pinchó y vinieron tres representaciones casi casuales de ‘Jesucristo Superstar’ dirigidas por un amigo en Buenos Aires. La última se grabó y se subió a internet. Y la bola ya no paró. Los productores de Stage Entertainment buscaban quién hiciese el Jesús en España. Y al verlo en la web pagaron su billete a Madrid de inmediato. Pasó la prueba. Era un trámite: él era Jesús.

Han sido dos años de triunfo con el Valjean español y no se da pompa pese a que no hay precedentes de un salto similar desde nuestras tablas a las de la meca del teatro musical. Él cree que su parecido con el personaje -hay un curioso equilibrio entre su poderío físico y la calma que despide- se trasladó rápido al alma de la interpretación: «El nuestro era el primer montaje que se hacía con la nueva versión y nos dieron mucha libertad», se justifica. «En teatro interpretamos todos los días lo mismo, y llega un momento, como a los dos meses, en que el personaje ya entró en el cuerpo, en la memoria -la auditiva, la cerebral… todas las que tenemos-, ya es natural. Y ya no estás tan actuando. Estás siendo. Ahora, yo entro a escena y ya está. No hay que plantearse ‘ahora soy viejo’… No, no, no». De repente, cambia la cara y es Valjean, anciano, y arrastra lento las palabras. «Ahora… yo ya entro… abro la puerta… y paso a escena…». Vuelve a ser Rauch, acelerado: «Él ya entró en mi cuerpo. Y espero que eso pase rápido en Londres, así puedo empezar a disfrutar».

La carrera de Gerónimo Rauch siempre ha estado curiosamente ligada a las pantallas. La televisión le dio la fama en Argentina, YouTube lo trajo a España en 2008 y el salto a Londres lo hizo vía móvil. Cameron Mackintosh buscaba un nuevo protagonista a partir de junio. Él mismo había dado la alternativa a Rauch en Madrid y quiso verlo interpretando ‘Bring him home’ (‘Sálvalo’ en la versión española). Sólo quería confirmar una certeza, le bastó con una toma enviada por mail.

Cuenta Rauch que Valjean le ha cambiado «tres veces la vida». Cuando descubrió ‘Los Miserables’ de adolescente, con cada aplauso de Madrid y Barcelona, y ahora que lo lleva a Londres, la cumbre. ¿Es el de Rauch el éxito del musical español? «Y… yo me hice como artista y evolucioné acá en España», explica. «Me siento orgullosísimo de que lo digan así y entiendo que lo sientan como propio. Claro, soy argentino, mi bandera es blanca y celeste, pero amo España y aquí viviré toda mi vida».

En la platea provoca hondas emociones, pero las suyas las esconde y se incomoda sobre el asiento al hablar de sus dos parejas en España. Su mujer, que lo acompañará en una especie de puente aéreo Madrid-Londres -pese a que nada le pregunta el periodista, se remueve sobre la casualidad de que salga en la conversación-, e Ignasi Vidal, compañero, amigo y rival sobre las tablas.

Porque insiste en repartir méritos y agradecimientos entre todo el elenco de ‘Los Miserables’, pero Rauch no puede evitar que le brillen los ojos cuando habla de Vidal, antagonista en el escenario en ‘Jesucristo’ y en ‘Miserables’ primero como Judas y después como Javert. «Qué bien que haya sido Ignasi el que tenía enfrente… ¡Para competir! Los momentos que teníamos solos eran como un duelo de gallos, una lucha… de egos, si querés. Y lo disfrutábamos mucho. Nos mirábamos así, desafiantes, ‘a ver, qué haces tú ahora’. Que me hayan venido a ver trabajar con él todo el tiempo… Yo creo que no habría sido este Valjean si hubiese sido otro el Javert».

Publiado en EL MUNDO el 2abril2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s