Tengo un amigo del Opus

ALBERTO D. PRIETO

colegio2Si así se le puede llamar a una persona a la que ves una vez a la década. Probablemente no, porque un amigo es alguien que tiene para ti todo lo suyo, que cree en ti, que se comparte contigo. Pero el jueves pasado comí con él y la sensación fue la de comer con un amigo.

Dice el mito que los del Opus son encantadores, que forma parte de su trabajo. Será eso. No lo sé. También he oído de ellos que son grandes conversadores, que te embaucan en argumentos, que te escuchan para encontrar tus debilidades, que te van observando, que te abrazan poco a poco.

Yo fui a un colegio de jesuitas. Con mi amigo el del Opus. Que no conoce el amor; bueno, que no conoce el sexo. Son gente muy distinta los jesuitas y los del Opus. Allí, en el colegio, no había niñas, hasta que nos las pusieron en bachillerato. Así. Las pusieron: ocho niñas en una clase de 40 peludos hormonados. Un lío.

Si alguna vez quieres demostrar las desventajas de la educación diferenciada –es decir, separada–, haz lo que nos hicieron a nosotros. Le pregunté a mi amigo del Opus por eso. Si él cree en la educación diferenciada. Y sí. Pero no me convenció.

Claro. Como tampoco me convenció en todo lo demás. ¿Por qué eres numerario, o como se llame eso que eres? Si Dios es amor, ¿por qué coño me dices que a ti te pide que renuncies a él? ¿Y cómo demonios sabes lo que Dios te pide? Es más, ¿de dónde te sacas que Dios existe?

Claro, es lo que tiene hablar a calzón quitado con uno del Opus –si es que eso es posible–, que puedes respetarle y él te respetará, que puedes escucharle y él lo hará, que puedes reírte, y mucho lo hicimos de que nuestros lenguajes fueran tan diferentes. Pero ahí está el asunto: no es ver el mundo de un modo distinto, es mirarlo desde otro sitio. El suyo.

Le respetaré, le escucharé, nos reiremos, pero nunca le entenderé. Ni él a mí.

Pasé un buen rato con mi amigo del Opus. Y él me ofreció un regalo: rezará por mí. Me dijo que lo haría, aunque a mí no me apetezca, porque era lo mejor que tenía. Y lo quería compartir conmigo.

Anuncios

3 pensamientos en “Tengo un amigo del Opus

  1. Dices que cuando metieron a ocho niñas en una clase llena de tíos hubo un gran lío y luego dices que la educación diferenciada tiene sus desventajas. Si el lío surgió cuando dejasteis de tener clases diferenciadas, ¿a qué viene la crítica?

  2. Estudié en el Recuerdo desde 1ºEGB hasta COU, y tengo muchos amigos del Opus Dei. Creo que tienes un gran desconocimiento de la cultura de los Jesuitas y también de la Obra… No son “gente tan distinta” como dices, a todos nos une un mismo Dios, el mismo Ideario y los mismos principios… O es que un sacerdote no renuncia al sexo por su condición de siervo de Cristo, independientemente de la orden que sea?
    Por cierto, Numerario es el que se entrega su vida a los demás al servicio de Dios. Y se llama así!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s