Todos sobre todos: La UE en espiral

ALBERTO D. PRIETO

LaMadejaUnos jueces muy elegantes dirimen estos días si el Banco Central Europeo se ha excedido en su mandato. En sus estatutos, además de emitir moneda, se le encomienda única y exclusivamente el control de la inflación. Su presidente, Mario Draghi, se ampara indirectamente en esa función para “hacer lo necesario” para evitar la caída de España e Italia. La crisis de deuda pública del verano pasado en estos dos países amenazaba la moneda única y, con ella, la estabilidad de precios, dice el guardián del euro.

El BCE se creó en el Tratado de Maastrich, firmado en 1992 por todos los países del club europeo, que cambió sus estructuras y se elevó sobre las naciones. Muchas de ellas debieron cambiar sus constituciones estatales para reconocer una norma de rango superior.

Pero donde se dirimen los supuestos excesos es en una elegante sala de jueces del Tribunal Constitucional alemán.

Es curioso, porque si la UE es un órgano supranacional, las decisiones de sus instituciones no deberían dirimirse en tribunales nacionales, por muy constitucionales que sean.

Si creemos tan poco en Europa que se puede hacer esto, llegaremos a la locura de las instancias judiciales en espiral, que subirían hasta Estrasburgo y volverían a la nación en cuestión hasta volver a subir a Estrasburgo y tal. La madeja liada, todos con competencias sobre todos y marchando elegantemente en bucle.

No es la primera vez que el TC de Karlsruhe se erige en árbitro europeo. Ha alimentado esta paradoja el temor histórico alemán a la inflación y su, quizá razonable, actual complejo de superioridad sobre todos nosotros. Pero, ¿también sobre la UE?

Eso da más miedo. La hiperinflación de entreguerras desembocó en miedo, y el miedo en querer domeñar Europa, culpable de los males económicos. Más o menos lo mismo que piensan hoy los alemanes, elegantes, jueces, o no. Yo me pregunto quién se está excediendo hoy en su mandato.

Anuncios

7 pensamientos en “Todos sobre todos: La UE en espiral

  1. En un marco tan heterogéneo como la UE, en el que hay tantas voces, formas de verlo y formas de hacerlo, es muy peligroso que una funcione y las demás no. Esa que funciona inevitablemente se termina creyendo con “la verdad” y por tanto la parte supera al todo. Pero no es culpa de esa parte, sino de las demás partes que no saben, o en mi opinión, no se atreven a hacer contrapeso. ¿Donde está el salvador socialista Hollande, o el experto Letta, que iban a plantar cara? Hay otras formas de hacerlo. Hay algo más que los ajustes. Si a Alemania le da miedo la inflación a nosotros nos da miedo el paro. Pero si encima el nuestro ha optado por ser el obediente Rajoy…
    Ojalá mi presidente, mi país, intentase imponer en Europa la forma de hacer las cosas más conveniente para mi y compatriotas. Ojalá hubiese más equilibrio de fuerzas y opiniones, pero para mi el malo no es el que ha ganado, sino el que no ha plantado cara.

    • Tú lo que eres es un listo… jajajjajjja
      No estoy del todo de acuerdo contigo, porque le líder tiene una responsabilidad. Y el líder no siempre es por elección o por aclamación, sino porque de repente te toca serlo por posición. No vale beneficiarse de las ventajas del liderazgo y guardar para los demás las desventajas del seguidismo. En el Consejo Europeo, la ley del embudo es la peor consejera.
      Tampoco me parece bien eso que dices de que querrías que tu presidente impusiera en Europa un modelo que beneficiase a España. Si hay proyecto europeo, éste deberá vencer las estructuras nacionales en lo tocante a Europa y buscar el equilibrio en la aplicación de las medidas generales, no en la redacción de medidas particulares.
      Un abrazo, y gracias

  2. Brillante observación, amigo mío.
    En lo que se ha comentado arriba, tengo que decir que estoy de acuerdo con los dos. Alemania tiene que entender, parece hacerse el sueco (jeje), que es el lider de Europa. Está tan sumergida en su miedo a la inflación que no sale de allí, ni a empujones. Esto es por una convicción vieja alemana y en ello trabaja para Alemania y no para Europa.
    España, con Rajoy a la cabeza, debe empujar para beneficiar a Europa, y en ello a España. Una manera de hacerlo sería hacer Alemania entender su liderazgo.
    😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s