De Messi al Málaga (pasando por Hacienda)

ALBERTO D. PRIETO

AlFondoAlaDerechaNos hemos vuelto todos locos con lo de Messi. El mejor jugador del mundo, símbolo impoluto y amable de un Barça que ha labrado imagen de club que gana y sabe ganar, ¿robándonos? Hasta ahora, todas las ocasiones en que el argentino pareció dar razones para criticarlo –salivazos, broncas, pelotazos a la grada, compañeros despedidos…– quedaron en indicios circunstanciales. No había pruebas. Sólo sus goles, infinitos, sus balones de oro, uno tras otro, y su superioridad, ofensiva.

¿Y ahora? La querella aún no ha sido admitida a trámite, pero es tan detallada en su prolija descripción de los hechos probatorios que el presunto defraudador tiene todas las papeletas para tener que pasar por caja. Por el oprobio, ahora sí, ya ha pasado: “Usémoslo de ejemplo”, “que cunda el pánico”, “pongamos en orden este fangal de compraventas, concursales y maletines”, “‘fair play financiero’ para todos, ya”.

¿Para todos? ¿Seguro?

El TAS acaba de confirmar una sanción al Málaga CF que muy probablemente sea justa. Al club del jeque Al Thani se le castigó con dos años de no participación europea el pasado diciembre por su incumplimiento con Hacienda y sus deudas con otros clubes. El rápido desembolso de dinero por parte del propietario solucionó el asunto de los traspasos impagados, y al tiempo se llegó a un acuerdo con la Agencia Tributaria.

Tiene razones el club andaluz para sentirse cabeza de turco en este proceso de implantación del ‘Fair play’ financiero de la UEFA. La primera es el contraste entre éste y el ‘dopaje económico’ al que estamos asistiendo en la última década.

Desde la llegada de Roman Abramovich al Chelsea, diversos magnates han desembarcado en algunos clubes europeos —Manchester City, Shacktar, PSG y recientemente AS Mónaco— invirtiendo a fondo perdido y generando a capricho una burbuja inflacionaria que resultará insostenible en pocos años. Eso no es juego limpio financiero, pero los millones frescos que entran en el fútbol por esta vía mantienen callada a la UEFA.

El propio Málaga es un club bajo propiedad de un jeque qatarí, y de sus erráticos cumplimientos en los pagos viene todo el problema que hoy paga con un año de sanción fuera de las competiciones europeas. Pero resulta evidente, mirando los nombres de los clubes que acompañaban a los malacitanos en los expedientes sancionadores de la UEFARapid de Bucarest, Arsenal Kiev y Rayo Vallecano— que alguien los ha elegido para pagar los platos rotos. Mientras el banquete de los demás sigue.

La segunda razón por la que puede sentirse chivo expiatorio es que el Málaga será uno de los pocos que este año acabe al día con el ministerio del señor Montoro, con el que llegó a un acuerdo que está cumpliendo en plazos. Eso no lo pueden decir dos tercios de los clubes españoles. Al menos, según los últimos datos fiables disponibles, de la temporada 2010-2011, de los informes del profesor Gay de Liébana.

Sin contar deudas financieras, entre ellos y con proveedores, los clubes españoles reconocían tener pagos pendientes con las Administraciones públicas por 752 millones de euros al cierre de esta campaña. Los tres primeros en esta última campaña eran los más endeudados: El Barça debía 82 millones, el Real Madrid, 74 y el Atlético, más de 147 millones de euros.

Datos oficiales. Con la Seguridad Social. Con Hacienda. ¿Nos hemos vuelto locos? ¿Y el que roba es Messi? ¿Sólo él?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s