Una guerra un poco

ALBERTO D. PRIETO

Turismo o Revolución? #españa

Turismo o Revolución? #españa

Dice Arturo Pérez Reverte que nos falta una guerra. Y yo le doy la razón. Sin desearla, claro. De manera retórica en lo tocante a sus efectos externos, pero de manera positiva en lo referido a sus efectos morales. Nos reunimos para criticar más que para proponer y no reconocemos el valor de abrir un grifo, de poder presentar una queja, de que haya oposiciones a policía y no opositores parapoliciales.

A los españoles nos falta una guerra porque ni la nuestra es nuestra. La Guerra Civil, ésa que les daba entre vergüenza, pudor y culpa detallarnos, ésa que los planes de estudio dirigían hacia un sitio y los profesores hacia otro y que, en el empate, se quedaba entre las lecciones a las que nunca llegábamos, ésa, nos queda lejos. Son 80 años y cada vez menos viejos para contarnos el frío que pasaban en la guerra. El franquismo se murió en la cama y hoy unos tratan de matar a Franco con retraso y los otros no saben cómo decir que no está vivo. Viven hoy peleas pasadas y nos sacan de la lucha actual, porque los argumentos viejos sólo mueven banderas, no conciencias.

Nos falta una guerra porque las atrocidades de la II Guerra Mundial, es curioso, pero no las hizo nadie. Ya ninguno queda de aquéllos. No sólo es que fueran alemanes, es que eran unos alemanes que se extinguieron y sólo salen en las pelis con su parafernalia cinematográfica marcial y gritona. Acabó la guerra y ¡puf! ya no estaban. Se juntó que Alemania la dividieron, que las trincheras se convirtió en guerra fría ideológica con otros bandos antes aliados y que las leyes del país, para prevenir, prohíben y la sociedad, para purgarse, proscribe siquiera pronunciar ciertas palabras. Además, hoy son los líderes de Europa, así que los miramos como se mira al rico a la puerta de la iglesia, esperando unas monedas…

Nos falta porque lo de la antigua Yugoslavia se empeñan en vendérnoslo como eso que pensábamos que nunca iba a volver a pasar en la vieja Europa y tal. Si para echar abajo el comunismo hasta en Rumanía, con lo que son los rumanos, fue todo pintoresco. Con mineros tomando la ciudad martillo en ristre, para “matar al anticristo en el día de Navidad”. Ceaucescu por aquí, sindicalistas católicos en Polonia por allá, Pink Floyd cantando al muro por acullá… Qué bonito puede caer la opresión. Pero que en pleno corazón de nuestro continente, 50 años después, se repitieran escenas como aquéllas, campos de concentración, limpiezas étnicas… Estos chetniks, bosnio kosovares y serbios locos , menuda tropa. Y nos dicen, casi en presente, periodistas de hoy, que debemos sacar enseñanzas y todo aquello. Sí, pero era un país comunista, oye. Que los que cubrieron la guerra, pues hombre, algo de síndrome de Estocolmo de ése tendrán, ¿no? Porque no es verdad que lo hayamos vivido como propio. Era Europa, sí, pero esa Europa que la propaganda nos había pintado de gris durante décadas apasionantes de best-sellers con espías intrépidos de pitillos sin filtro y pueblos tristes sin calefacción.

Nos falta un poco porque de África no nos separan más que 14 kilómetros de agua. Bueno, eso y unas verjas canallas con cuchillas que desgarran la piel antes que la ropa. Bueno, eso si le queda algo más que harapos a esos pobres sinpapeles tras pudrirse entre su propia mierda en el Gurugú y por ahí unos cuantos meses. Bueno, eso y años de huida por diversos países y desiertos malbaratando su mano de obra o sus mismas posaderas por un poco de supervivencia. Así que en realidad, de esos países donde la merienda es de negros y a machetazos nos separan varios mundos. Si allí rajan las tetas de las niñas violadas y las exhiben como trofeos de caza es porque aún están por civilizar o algo; si es que la miseria es muy mala, ya se sabe, y los explotan, que yo lo he visto en un documental. Bueno, eso y que sus guerras nos financian a buen precio nuestra prosperidad.

Una guerra… Se celebran estos días, se conmemoran en realidad, o se escribe sobre ello, que no está muy claro si estamos de un lado o de otro, los 20 años de la revolución zapatista. Con toda su parafernalia de folclore indígena y tal, las viejitas de cara arrugada y piel curtida, los jerseys de lana gorda y colorida, un poquito de indignación y una pizca de pobre gente, si es que fíjate si estarán desamparados por el Estado mexicano que incluso hablan mal el español. Una revolución lo llamaron, fíjate, casi en el siglo XXI, y se pusieron a revolucionar los indígenas, a luchar por la dignidad y el pan… El Gobierno del PRI era oligarca. No tenía mucha legitimidad, ni subido a la moqueta presidencial, para sofocar el levantamiento, así que mandó unos dólares a comprar armas y mercenarios hijos de puta que aplastaran no la revuelta, sino a los revoltosos: asesinar, quemar, violar, rajar vientres embarazados y cosas así. No era acabar con los zapatistas sino matar su esperanza a plomo. ¡Y las urnas respondieron! Porque 70 años después otro partido ganó las elecciones… y así tuvimos un triunfo zapatista. No tuvieron el que buscaban. Pero a nosotros nos valió como final feliz y democrático, que era lo que nos intranquilizaba delante del telediario por estar a favor de unos tipos levantados en armas contra un gobierno votado por el pueblo. Corrupciones aparte.

Hoy hay guerras en Siria, viudas negras en Rusia, y miles de hojas de ruta en Palestina. Europa ya no es el centro de nada, salvo como paraíso pacificado de un mundo a hostias. Los españoles nos hemos apuntado a ese club como siempre hacemos, apretando bien el boli de la firma. Porque para bien y para mal solemos bajar los pitones y embestir, sean cosas o ideas, el trapo que nos ponen.

Por eso, hoy, todavía jugamos a fachas y rojos, los nacionalistas tachan de opresor al Estado y nos sobreactuamos llamando terrorismo social o fascismo a las ideas del que piensa distinto. Y yo creo que nos falta una guerra un poco. O sus efectos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s