La herencia

 

Desahucio intelectual #españa #fascismo

Desahucio intelectual #españa #fascismo

ALBERTO D. PRIETO

Mis viejos se empeñaron en no ir al cine, en que comiéramos el jamón york de oferta (pura patata) y bebiéramos la leche casi de estraperlo, directa del puerto seco de Lauki, que nos pillaba de paso al colegio. Recuerdo el Renault 18 ranchera de mi padre lleno de hermanos y de cajas de 12 litros a razón de una por niño. Salía más a cuenta.

Había que pagar un colegio de pago, con policías en la puerta para cuidar a hijos de ministros. El mejor profesor que tuve en aquel centro fue un cura que se dedicaba a lo más humano: la historia contemporánea de COU. Guerras mundiales y frías, revoluciones y contrarrevoluciones, santas alianzas traicionadas y todos los modelos de abyección humana. Digo que fue el mejor porque no amartillaba con la memorieta, prefería la herramienta de las causas y consecuencias. Claro, era jesuíta.

Más allá del esfuerzo que supuso extirpar de mi estructura mental las tres misas a la semana que me chupé en toda mi infancia y parte de la adolescencia, salí de allí empeñado en desentrañar cada cosa, concepto o acontecimiento que me encontrara en mi vida. Entender para saber.

Soy de la generación que no heredó Franquismo ni Transición, porque nacimos justo entonces (en el 75, concretamente), de modo que toda la España cainita, cutre y oligarca que tenemos hoy, todos los dinosaurios que no se van ni con los meteoritos de sus corruptelas al descubierto, todo eso, nos cuesta asimilarlo: porque hemos viajado y vemos que fuera hay mierda, sí, pero se limpia.

Las primeras elecciones que recuerdo con claridad fueron las que ganó Felipe en el 82. Desde entonces, he vivido en un país en el que ser progre, o decir que lo eres, es un sello de calidad. Llevar determinado periódico bajo el barzo, opinar con unos concretos cliché y compartir tal blog en tu facebook, te da preponderancia moral en todas las conversaciones, hasta en las discusiones de sobremesa en una Navidad familiar.

Antes era la marcha a Torrejón, ahora basta un guasap desde el iPhone. Estas últimas generaciones de progres, al tocar el pelo del poder en un país tan de toda la vida como España, dan RT contra los desahucios desde sus pisos comprados en negro con lo que no declaran de la empresa de papá. Antes, todos eran herederos de una estirpe que vencía a sus mayores en libros leídos. Ahora, en contactos desde la cuna.

Y enfrente, los de siempre: pedernales blindados por el apellido, la familia y la indolencia. Genéticamente evolucionados en la sordera, la ceguera y la mudez social. Como resultado, hay una tropa de tontolabas orgullosos de su matraca, a cuyo ritmo desfilan, unos en sus largos pasillos de moqueta y otros, jaleados por la masa de los moralmente superiores. Cuanto más ruido hacen, menos tienen que examinar los cimientos de lo que dicen. E identifican como el mal absoluto a todo aquél que no repica al mismo son. Sólo serían interesantes si reconocieran que son bobos, lo que es el primer paso para superar un mal.

Sin esperanza en unos que siempre van subidos a la misma ola, he encontrado la razón de mi desesperación: todos estos deudos de la progresía real me recuerdan a la Francia de hoy, descendiente irreconocible de aquella otra revolucionaria que me explicó el padre Luis Emilio Gil de Vergara desde la tarima, sentado yo junto a futuros directores y secretarios de Estado. Esa luz y guía de Europa que nos trajo los derechos para todos para que hoy la superemos en gestos grandilocuentes, cagadas históricas y soberbia.

Siempre imitamos a Francia, y siempre unas décadas después de renegar de ello; ahora queremos ser república. Y luego, eso que ya mascamos desde casa llegará como allí, guardando las formas democráticas, que el fascismo llegue por las urnas.

Anuncios

Un pensamiento en “La herencia

  1. Pingback: 2015 empieza el 8 de enero | ADPrietoBlog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s