5 años sin Michael Jackson: HIStory

1995 (37 años, canciones cada vez más autobiográficas, boda con Lisa Mary Presley)
15 canciones – 213 aullidos, 409 gemidos, 41,46

 

ALBERTO D. PRIETO

Como reza el nombre del disco, Jackson cuenta aquí su historia. Y su Historia. Es decir, que haciendo de la necesidad virtud y anticipando que sus ventas empezarían a bajar, no permitió que esto pasará antes de hacer lo que todo artista de éxito en estos casos: sacar una recopilación. Este trabajo doble, promocionado hasta el paroxismo con la erección de nueve estatuas ciclópeas alrededor del mundo -copias de la misma que aparece en portada- reúne 15 de sus mayores éxitos y 15 canciones nuevas. Y éstas son todas, todas, autobiográficas.

Hasta las dos que son versiones, ‘Come together’ de los Beatles y ‘Smile’ de Charles Chaplin, lo son a su manera: con la primera se daba el gustazo de ejercer su derecho a utilizar ‘su’ catálogo a su conveniencia; con la segunda homenajeaba a uno de sus ídolos, de quién coleccionaba películas proyectadas una y mil veces en su cine privado de Neverland.

Pero el resto, las otras trece son una queja. Un grito desesperado de quién está harto el acoso de los medios (‘This time around’, ‘Tabloid Junkie’, ‘2 Bad’), un alegato político contra el racismo (‘They don’t care about us’) o a favor de la ecología (‘Earth Song’), lamentos por una infancia perdida (‘Scream’, ‘Childhood’ y la estremecedora ‘Little Susie’) y sobre todo, la muestra de un dolor muy profundo por las acusaciones de de pederastia recién superadas a base de dinero.

Estas últimas son las más desgarradoras del álbum: en ‘Stranger in Moscow’ Jackson describe la matáfora de su gélida soledad; en ‘Money’ escribe todas las traiciones de los bienpensantes y los aprovechados que habían visto en él un muñeco que exprimir en su beneficio; en el corte número seis, ‘D.S.’ Jackson se erige en víctima de la persecución de un hombre frío y despiadado cuyo nombre responde a esas siglas, y así lo transcribe en las letras publicadas con el disco, Dom Sheldon… si bien Jacko aprovechó su tradicionalmente más que deficiente vocalización para permitirse el lujo de cantar el nombre del verdadero protagonista: el fiscal especial que lo trató de llevar a juicio dos años antes (y de nuevo lo intentaría ocho años después por el mimo motivo, abusos a menores), un tal Tom Sneddon.

‘You are not alone’, la única canción original del CD que no era una composición suya era precisamente el homenaje de otro artista, R. Kelly, autor de éxito en los 90, a su ídolo Jackson como oferta de amistad por sus sufrimientos durante los largos meses de acusaciones, declaraciones juradas, críticas y pruebas periciales.

En alguna de ellas, el divo tuvo que desnudarse para corroborar la veracidad de las descripciones del menor acusador. Y semidesnudo también salió Jacko en el videoclip promocional del tema, junto a quien acababa de convertirse en su esposa: Lisa Mary Presley, hija del otro rey, el del rock.

Primeros años: infancia y Motown
Off the Wall
Thriller
Bad
Dangerous
Blood on the Dance Floor
Invincible

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s