5 años sin Michael Jackson

11 discos, 123 canciones, 1.032 aullidos y 2.147 gemidos… This is it

 

ALBERTO D. PRIETO

“Éste no llega”, debimos pensar. Michael Jackson salió el 5 de marzo de 2009 tras una cortina roja a anunciar su regreso a los escenarios en una ronda de 10 conciertos en Londres y, en realidad, nos creímos que era él más por la parafernalia que lo rodeaba que por reconocer su figura.

Parecía de cera, con peluca de rulos y moldeador, y sin gestos más allá de una eterna sonrisa esculpida por el penúltimo bisturí.

Aquel día, ése que decía ser el rey del pop de vuelta a sus dominios arengó a sus huestes con un discurso monocorde y vacío de contenido; con una repetitiva y hasta exasperante referencia de palabra al amor, tanto que le quitaba el sentir a la palabra; y con el resuello fatigado.

El muñeco que se aparecía ante el mundo en supuesta carne mortal ocultaba de algún modo los hilos que lo sujetaban a la vida. Tan delgado e inexpresivo corporalmente como una marioneta, quedaba lejísimos de aquel inventor de coreografías geniales magníficamente ejecutadas, de aquel intérprete virtuoso al micrófono, de aquel compositor y productor perfeccionista, de aquel caminante por la luna que nos hizo soñar.

Por eso, cuando vimos aquella pesadilla de artista anunciar que ‘this is it’ (algo así como ‘esto es todo’) desde un estrado con el disfraz de mariscal más hortera de su infinito armario, no sólo debió darnos repelús. Debimos pensar ‘éste no llega’.

Y no llegó. Se habían añadido 40 fechas más en el O2 de Londres, hasta las 50, debido a la enorme expectación levantada por su regresa los escenarios… Pero el 25 de junio de hace ahora cinco años, Michael Joseph Jackson moría cincuentón en una mansión alquilada de Los Ángeles, rodeado de mierda, vomitonas, muñecos de peluche y jeringuillas. La causa, un médico con menos deontología que ambición económica y una droga en sus manos, el propofol, que de tanto sedarlo lo mandó al otro barrio con todos sus malos sueños a cuestas.

A pesar de todo, un negocio redondo: Jacko fue el artista que más discos vendió en el año 2009, en pleno declive de la música en soporte físico, despachando 35 millones de copias.

Éste es un trabajo periodístico con base empírico-científica. De la observación a la cuantificación y de ahí a la conclusión. Como en otros descubrimientos históricos, la casualidad quiso que este periodista cayera en la cuenta de la creciente concentración de aullidos y gemidos en las canciones de Jackson por unidad de tiempo a lo largo de su carrera. Al tiempo que su personalidad se retorcía en nuevas excentricidades, uno de los síntomas externos de este trastorno se manifestaba en que las bases rítmicas de sus canciones ya no eran sólo de bajo y percusión -o incluso palmas, a las que era muy aficionado-, sino de sus cada vez más repetitivos espamos vocales.

Pero éste es un trabajo periodístico con una seria dificultad, puesto que la música de Jackson está tan escuchada que uno corre el riesgo de perder la atención puntillosa en algún momento y dejarse llevar por el placer, y mover más los pies y el torso que el boli tomando notas. En todo caso, para el mejor desarrollo del empeño, este investigador ha encuadrado todos los jadeos, gritos, alaridos, hipos y suspiros en únicamente dos epígrafes: Aullidos y Gemidos.

Por otro lado, en muchas ocasiones la frontera entre una y otra categoría es difusa, cuando no concatenada -en estos casos, se contabilizan como uno solo-. Y, además, la superposición de innumerables pistas de sonido hace difícil la identificación para la anotación y, así, las cuentas pueden resultar no del todo exactas. Aunque, qué demonios, cumplen su función: la de marcar las etapas (el sonido Motown de los inicios adolescentes; la aportación de Quincy Jones a su liberación, haciendo tándem con él en la producción; el cénit comercial y excéntrico de ‘HIStory’ y la espasmódica y angustiada decadencia final) y la de reflejar su evolución personal (o su involución, a saber).

Primeros años: infancia y Motown
Off the Wall
Thriller
Bad
Dangerous
HIStory
Blood on the Dance Floor
Invincible

Anuncios

Un pensamiento en “5 años sin Michael Jackson

  1. Pingback: 2015 empieza el 8 de enero | ADPrietoBlog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s