‘Charlie Hebdo’: viva la Europa de los derechos

ALBERTO D. PRIETO

Liberté, égalité, fraternité. Menaécées.

Liberté, égalité, fraternité… Menacées.

No me gustaCharlie Hebdo’. Me parecen ingeniosos, muy graciosos y enormes dibujantes. Pero no me gusta lo que hacen: ofenden. Aunque no lo hacen gratuitamente. No. Sus ofensas, al islam, a la religión católica, a los partidos políticos y hasta a Michael Jackson tienen un sentido: satirizar conductas humanas desde la perspectiva de que todo lo humano es criticable, y que todo lo criticable es satirizable. Porque la sátira es un tipo de crítica.

No me gustaCharlie Hebdo, y no habría comprado ninguno de sus números si fuese un francés más, porque pasar ante un quiosco para que me escupan a la cara es lo último que quiero. Para mí y para cualquiera. Y muchas de sus portada son recibidas como una agresión por quien ahí se siente retratado con sátira. Pero creo que es imprescindible que haya una publicación en cada país, en cada pueblo, en cada confesión, en cada sistema político, en cada ámbito humano en definitiva, que juegue con los limites y ofenda de cuando en cuando. Y agreda. Y haga en sus portadas espejos deformantes de la realidad. Y que esas deformidades, como las caricaturas que te ofrecen en los puestecillos del Montmartre, revelen tus defectos, tus exageraciones. Tus miserias.

image

La web de Charlie Hebdo, hoy.

No me gusta ‘Charlie Hebdo’ y más de una vez he pensado que yo habría denunciado a esos salaos. Y es que la sátira es eso, echar sal a una herida. Y jugar con los limites es un juego peligroso, porque nunca sabes cuándo los traspasas. Sobre todo, limites difusos, como el que separa la libertad de expresión de la libertad de conciencia y otros derechos relacionados con el honor, la fama y la propia imagen. Los habría denunciado porque para eso están los jueces.

No me gusta ‘Charlie Hebdo’ pero son un triunfo de la sociedad occidental. Por las culpas y los efectos secundarios acumulados en el camino, a los europeos nos suele dar vergüenza reconocernos como lo que somos, y eso es un problema principal: somos la sociedad que aprende de sus errores y, tras ser causa de dos guerras mundiales, se aplica la vacuna del proceso unificador europeo; somos la sociedad que ha protagonizado siempre evoluciones a mejor de sus sistemas económicos y políticos, desde el feudalismo hasta el Estado de derecho de hoy; somos la sociedad que hizo correr su propia sangre por los derechos y las libertades. Y Francia es la cuna de todo eso, Francia conquistó para nosotros la libertad, la igualdad, la fraternidad y el progreso.

Portada de mañana.

‘Charlie Hebdo’, 14-1-2015.

No me gusta ‘Charlie Hebdo’, pero sus portadas y viñetas son irrenunciables, y a quien ofendan, que las denuncie. Quiso este proceso de evolución de la sociedad occidental europea poner los derechos del hombre y del ciudadano en lo alto de su frontispicio, y en ellos, constan la libertad de expresión y la de conciencia al mismo nivel entre los esenciales e irrenunciables.

Por eso, si te ofende ‘Charlie Hebdo’, denuncia. Hay un juez para ti. Y que un juez decida, que en cada caso habrá razones de un lado o del otro que prevalezcan. Y lo harán por motivos más de oportunidad que de objetividad. Porque son dos derechos fundamentales y en colisión. Y lo son porque en Europa hemos llegado hasta aquí. Por eso, aunque no me gusta ‘Charlie Hebdo’, me gusta que exista. Porque es síntoma de mi libertad y escudo de mis derechos. Ya he encargado el número que sale mañana.

Para saber mas: El Papa, la libertad y los puñetazos, por Gina Montaner (El Nuevo Herald)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s