Lo de la gente, lo del PSOE

verano-muro-atardecer

El final del verano llegó. (ADP)

La obsesión por darle la voz a la militancia es renunciar a tu labor de líder.

El líder lidera, no obedece.

Escucha, pero decide. Ésa es la esencia de la democracia representativa.

¿Para qué hay cuadros si éstos están sólo para ejecutar la voluntad de las masas?

¿Para qué queremos un partido, dos partidos, tres partidos… o un Parlamento si nos vale con la voluntad de las masas?

” style=”width: 316.797px;

Raúl Arias vale más que mil palabras

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

ALBERTO D. PRIETO

Raúl Arias se ha hecho con las manos, desde abajo, con su propio barro. Un artesano de sí mismo fraguado a fuego lento desde el fuelle de la adolescencia hasta la maestría cómo ilustrador. Hoy es un cartelista de inicios del XX que trabaja en el XXI, un tipo que traduce conceptos, los condensa en su ingenio y los plasma con su arte. Cambie usted ‘arte’ por plumilla, pincel, acrílico, puntero, acuarela, lápiz… por eso uno se lo imagina, rizos enmarañados, dibujando a sonrisa limpia cada ficha de la biblioteca de Alejandría. O barajando preguntas en google para entretenerse, de un concepto a otro, en un desafío eterno por convertir en imágenes cualquier respuesta del algoritmo que gobierna nuestra era. Sigue leyendo

#BringBackOurGirls

ALBERTO D. PRIETO

Un amigo me dice que a los cerdos de Boko Haram no se les va a llenar el tuiter de menciones por mucho hashtag con fotos de famosos y tal.
Pero si nadie asume públicamente la reivindicación, ésta no se hace tan visible, y no conciencias a la gente de algo que está tan lejano, y no pones en el mapa a las 300 negritas, que son negritas, y africanas, y pillan lejos, y sin gente movilizada los gobiernos occidentales no se mueven, porque sin motivación electoral no mueren un pelo de la barba, y si no se mueven nuestros gobiernos, presionando al corrompidísimo e incapaz ejecutivo nigeriano, no hay nada que hacer. Esas negritas seguirán siendo violadas 15 veces al día y vendidas después, cada una de ellas, a otro cerdo que lo hará sólo dos o tres veces diarias, pero eso sí, para siempre. O hasta que se canse. Y compre a otra negrita. Y así.
Algo hay que hacer. Y como no hay imágenes de las violaciones, para concienciar a la gente habrá que hacerse selfies con un cartel y un hashtag.
Lo que sea.

20140507-233524.jpg

La herencia

 

Desahucio intelectual #españa #fascismo

Desahucio intelectual #españa #fascismo

ALBERTO D. PRIETO

Mis viejos se empeñaron en no ir al cine, en que comiéramos el jamón york de oferta (pura patata) y bebiéramos la leche casi de estraperlo, directa del puerto seco de Lauki, que nos pillaba de paso al colegio. Recuerdo el Renault 18 ranchera de mi padre lleno de hermanos y de cajas de 12 litros a razón de una por niño. Salía más a cuenta.

Había que pagar un colegio de pago, con policías en la puerta para cuidar a hijos de ministros. El mejor profesor que tuve en aquel centro fue un cura que se dedicaba a lo más humano: la historia contemporánea de COU. Guerras mundiales y frías, revoluciones y contrarrevoluciones, santas alianzas traicionadas y todos los modelos de abyección humana. Digo que fue el mejor porque no amartillaba con la memorieta, prefería la herramienta de las causas y consecuencias. Claro, era jesuíta.

Más allá del esfuerzo que supuso extirpar de mi estructura mental las tres misas a la semana que me chupé en toda mi infancia y parte de la adolescencia, salí de allí empeñado en desentrañar cada cosa, concepto o acontecimiento que me encontrara en mi vida. Entender para saber. Sigue leyendo

Salir de Sol por Preciados

ALBERTO D. PRIETO

Revolution Evolution _ #crisis #españa

Revolution Evolution _ #crisis #españa

“El problema lo tienes tú; haber pensado en ti”. Esto le contestó el jefe cuando él entró casi llorando al despacho y, desde el otro lado de la mesa preguntaba qué había hecho mal para que nada se le reconociera y todo se le reprochara. Para no haber recogido ni uno solo de los beneficios resultado de su esfuerzo callado por el bien del departamento. “Mírame a mí”, sonrió ufano, “y déjate de niñerías”.

Leo hoy a Cuartango hablar de la desafección del pueblo con las élites mangutas que lo tienen jodido. Unas élites que son las mismas de antes de la crisis y que ni la previeron, ni la gestionaron adecuadamente ni ahora se dejan extirpar, como buen tumor. Porque han hecho metástasis en nosotros. Sigue leyendo

Una guerra un poco

ALBERTO D. PRIETO

Turismo o Revolución? #españa

Turismo o Revolución? #españa

Dice Arturo Pérez Reverte que nos falta una guerra. Y yo le doy la razón. Sin desearla, claro. De manera retórica en lo tocante a sus efectos externos, pero de manera positiva en lo referido a sus efectos morales. Nos reunimos para criticar más que para proponer y no reconocemos el valor de abrir un grifo, de poder presentar una queja, de que haya oposiciones a policía y no opositores parapoliciales.

A los españoles nos falta una guerra porque ni la nuestra es nuestra. La Guerra Civil, ésa que les daba entre vergüenza, pudor y culpa detallarnos, ésa que los planes de estudio dirigían hacia un sitio y los profesores hacia otro y que, en el empate, se quedaba entre las lecciones a las que nunca llegábamos, ésa, nos queda lejos. Son 80 años y cada vez menos viejos para contarnos el frío que pasaban en la guerra. El franquismo se murió en la cama y hoy unos tratan de matar a Franco con retraso y los otros no saben cómo decir que no está vivo. Viven hoy peleas pasadas y nos sacan de la lucha actual, porque los argumentos viejos sólo mueven banderas, no conciencias.

Nos falta una guerra porque las atrocidades de la II Guerra Mundial, es curioso, pero no las hizo nadie. Ya ninguno queda de aquéllos. No sólo es que fueran alemanes, es que eran unos alemanes que se extinguieron y sólo salen en las pelis con su parafernalia cinematográfica marcial y gritona. Acabó la guerra y ¡puf! ya no estaban. Se juntó que Alemania la dividieron, que las trincheras se convirtió en guerra fría ideológica con otros bandos antes aliados y que las leyes del país, para prevenir, prohíben y la sociedad, para purgarse, proscribe siquiera pronunciar ciertas palabras. Además, hoy son los líderes de Europa, así que los miramos como se mira al rico a la puerta de la iglesia, esperando unas monedas…

Sigue leyendo

¿Quién sabe que es Navidad?

ALBERTO D. PRIETO

Luces de Navidad #NoWay #España

Luces de Navidad #NoWay #España

Pisas la calle de buena mañana, hace frío y la luz del sol aún sólo se insinúa. Te sorprende enfrente un niño sentado. No hace nada, entretiene su desgana con montoncitos de arena. La mirada perdida y te parece que con brillo, no de la alegría vivaracha de un enano juguetón, no; de ése otro más viscoso que se instala en los ojos cansados.

El chico mantiene fija la dirección de su mirada, perdida, hacia donde tú estás, pero no parece importarle si estás ahí. Sólo posa los ojos, como apoyando la vista, descansándola tras una larga noche rascando las uñas encogido, ahí está. Sigue leyendo